La vida de las gallinas ponedoras

Las gallinas ponedoras se crían para producir huevos. La producción de huevos es una de las formas de explotación más intensivas, y las gallinas ponedoras pueden producir alrededor de 300 huevos al año. Cada gallina se mantiene produciendo de huevos durante un año.

Hay distintas maneras de criar gallinas ponedoras.

El sistema que más respeta el bienestar es el que ofrece a las gallinas libertad y espacio para moverse en un establo o gallinero. Las gallinas “camperas” pueden incluso salir al exterior a veces. Estas gallinas tienen perchas y camas para que su vida sea más confortable.

Otras gallinas ponedoras se encierran en las llamadas jaulas “enriquecidas". En estas jaulas las gallinas tienen espacio para moverse un poco y algún equipamiento como un nido, paja para escarbar o perchas.

Por último están las gallinas ponedoras que se encierran en jaulas en “batería”. Normalmente, estas jaulas solo proporcionan un espacio del tamaño de una hoja de tamaño A4 para cada gallina, y sólo están equipadas con un comedero, un bebedero y un dispositivo para escarbar. Por naturaleza, a las gallinas les gusta buscar y construir nidos, y prefieren un sitio tranquilo y oscuro para poner sus huevos. Esto no suele ser posible en las jaulas de batería y el resultado puede ser que las gallinas se frustren. Por lo tanto, a partir del 1 de enero de 2012 no se seguirán usando las jaulas de batería en la Unión Europea porque no son adecuadas para el bienestar animal.

Un problema general de las gallinas ponedoras es el picaje. Si una gallina no tiene nada para picotear, puede empezar a picotear a la gallina de al lado, causándole dolor y heridas. Los dueños de las gallinas ponedoras a menudo intentan detener este picoteo recortándoles el pico a las gallinas; un proceso doloroso en el que recortan los picos de las aves cuando son muy jóvenes. Un mejor alojamiento y cuidado de las gallinas reduciría este problema de salud, agresión y la depresión que estos animales sienten a menudo.

La Unión Europea tiene normas para mejorar el bienestar de todas las gallinas criadas para producción de huevos. Por ejemplo, las gallinas deben tener una cierta cantidad de luz y de oscuridad cada día para darles la impresión del día y la noche. Las jaulas tienen que tener un tamaño mínimo y las aves tienen que poder moverse para minimizar daños en los huesos y otros problemas de salud. Los alimentos tienen que proporcionar la cantidad correcta de minerales para producir huevos y estar sanas.

¡Has aprendido mucho sobre la vida de las gallinas ponedoras y ya puedes cuidarlas jugando!

La vida de los animalos